Sebastián Masegosa

Sebastián Masegosa
"Pinturas"

Sebastián Masegosa (1974), "Pinturas ". Hasta el 26/6/2018

 

A continuación reproducimos el texto de la Lic. María Carolina Baulo para el catálogo titulado "Las diferentes líneas"

 

Sebastián Masegosa es un artista inteligente; su obra da cuenta de ello, como no podría ser de otra forma. Y digo esto porque viendo su producción más reciente -la serie "Las diferentes líneas", basada en el I-ching, donde cada obra guarda correspondencia con los hexagramas del libro del oráculo- y estableciendo vínculos con su trabajo anterior,  claramente salta a la vista aquel principio donde cuanto más seguro se encuentra uno consigo mismo -en todos los órdenes de la vida- mucho más abierto a recibir la mirada del otro y a mostrarse con la menor cantidad de máscaras posibles.

No hay que ser un erudito para reconocer la base expresionista, fuertemente gestual en la obra de Masegosa; una obra que sigue los pasos informalistas, como el propio artista lo dice. Sin embargo,  sus trabajos actuales se han liberado de la fuerte presencia de la paleta saturada,  la rigurosidad de las estructuras abstractas que de cierta forma organizaban la lectura del plano, y surge de allí un fluir de la pintura que se extiende más allá del lienzo.  Porque las obras se comunican entre sí de forma tal que logran construir distintos espacios acorde a cómo se las disponga. Obras que se sostienen tanto en su individualidad como en conjunto, pensadas para crear discursos alternativos,  abiertas al debate. Obras que limitan la paleta a dos o tres colores y donde el negro dibuja trazos aparentemente azarosos. Pero el azar pareciera conocer dónde debe accionar porque logra que la obra opere como un todo, integrando la heterogeneidad de cada pieza. La tela se ha despojado de las explicaciones,  ha dejado se llenarse de pregnantes manchas y pinceladas con alto protagonismo desde lo formal y lo matérico para descubrir una tela casi monocroma,  preparada para recibir las primeras improntas  que antaño serían tapadas -literalmente- con la intención de definir o asegurar determinada lectura. Hoy ya no es necesario.  Sebastián  Masegosa tiene la suficiente confianza en su intuición como para dejar las obras  terminadas donde él siente -y siempre sintió - que estaba expuesta la esencia de su trabajo. Por eso hablo de la inteligencia del artista cuando logra dejar de lado las excusas y mostrar/se en crudo, sin velos, sin recurrir a recursos cromáticos atenuantes ni figuraciones inventadas para matizar el contraste. 

La obra de Sebastián Masegosa tiene la difícil tarea de seguir los pasos de una escuela que ha escrito parte de la Historia del Arte del siglo XX. Seguir ese camino -o cualquier camino que se entronque dentro de una tradición emblemática-  implica usar la creatividad y la experiencia  para no ser una copia permanente de lo anterior, o lo que es peor, de uno mismo. Con la serie "Las diferentes lineas",  se puede notar que Masegosa sigue hablando el mismo lenguaje, el mismo idioma,  pero su vocabulario se ha enriquecido y afianzado y eso habla de un espíritu sensible al cambio y a la duda que impulsa aquellos saltos que marcan la diferencia.

 

Lic. María Carolina Baulo

2015